. Soundtrack .

Se estaba mirando en el líquido reflectante, le gustaba lo que veía, era una chica hermosa. Tenía los labios rojos, carnosos, ojos grandes y brillantes, una nariz delicada, y líneas bellas que dibujaban el misterioso contorno de su rostro.

¿Qué haces aquí? – Le regaló un enfoque visual a Emillio

Vine a verte As, sólo eso – Contestó Emilio discretamente

Era un día lluvioso, las aguas grises se pegaban a los agujeros en el suelo del patio, el esplendor lineal que despedía el rostro de As era magnifico, se reflejaba nítido sobre el cristal de autorretratos. Era una impresión temporal de lo que As representaba, límpida y sin tiempo.  Emilio sacó la cámara de su bolsillo, As estaba distraída  dando los toques finales al maquillaje (en realidad innecesario), él, cazador de retratos en  mano, dirigió su lente hacia la espalda desnuda de As. Presionó el disparador, el flash atravesó el traslucido solido que dividía la habitación, y bañó de puntos infinitos, de colores,  los poros del cuerpo de As.

– !Eres un idiota! …  ¿Sabías eso?

As tomó la bata que reposaba sobre la cama, con dos movimientos se envolvió en ella, y avanzó dos pasos a donde estaba Emilio, eso fue suficiente. Justo lo necesario para que  Emilio tomara su rostro en sus en manos,  mientras se entregaba en un beso húmedo e inquietante.

Hoy,  no soy nadie ... – Dijo As susurrando entre caricias

Luis Humberto Cruz Contreras