Dejo aquí estas citas, que me permito escribir y traer desde el libro de José Saramago, el viaje del elefante.

“Una palabra que, como todas las demás, sólo con otras palabras puede ser explicada, pero, como las palabras que intentan explicar, lo consigan o no, tienen, a su vez, que ser explicadas, nuestro discurso avanzará sin rumbo, alternará, como por maldición, el error con la certeza, sin dejar ver lo que está bien de lo que está mal”

“Una revelación súbita que, siendo revelación, súbita no lo era en sentido riguroso, pues los estados latentes también cuentan”

“Vertía las palabras dentro de la oreja, en un susurro ininteligible”

“Una pena, Somos, cada vez vez más, los defectos que tenemos, no las cualidades””

“Que se pierdan los anillos y que queden los dedos”

“No soy yo quien juega con las palabras, son ellas las que juegan conmigo”

“La verdad es que las repeticiones decepcionan casi siempre, pierden la gracia, se les nota falta de espontaneidad, y, si la espontaneidad falta, falta todo.”

“Las ideas puede propagarse, no sólo por vía directa, de boca a oído, sino simplemente porque flotan en las corrientes atmosféricas que nos rodean, constituyendo, por decirlo de alguna manera, un auténtico baño de inmersión en el que se aprende sin darse cuenta”

“Tener que pagar por los propios sueños debe ser la peor de las desesperaciones”

“De los árboles pintados no caen hojas”

“Realmente, la mayor falta de respeto para con la realidad , sea ella, la realidad, lo que quiera que sea, que se puede cometer cuando nos dedicamos al inútil trabajo de describir un paisaje, es tener que hacerlo con palabras que no son nuestras, que nunca fueron nuestras, vean, palabras que ya recorrieron millones de páginas y de bocas antes de que llegara nuestro turno de utilizarlas, palabras cansadas, exhaustas de tanto pasar de mano en mano y dejar en cada una parte de su sustancia vital”